La Fuerza Aérea de Estados Unidos lanzó en Afganistán la mayor de sus bombas no nucleares de su arsenal para atacar posiciones del grupo terrorista Estado Islámico (EI),