La experiencia “psicosonora” de la polifacética Björk llegó hoy a Nueva York de la mano del Museo de Arte Moderno (MoMA), que dedica una retrospectiva a la cantante