En ocasiones, las demostraciones de amor únicamente necesitan un breve contacto, como la unión de los dedos meñiques a través de una reja, para saber que el vínculo