En caso de ser nombrado fiscal general, Bernardo Bátiz Vázquez aseguró que no será un “fiscal carnal”, pese a reconocer “cierta amistad” con el presidente Andrés Manuel López