Quizá a usted no le parezca hacker, pero lo es. Se llama Kristina Svechinskaya y es rusa, vino a los Estados Unidos a trabajar y enviarle dinero a