En su primer discurso público en un año, el asediado presidente de Siria Bashar Assad prometió el domingo ganar la larga guerra civil de su país, aunque admitió