El golpeteo de las máquinas que taladran el suelo y el mismo polvo que levantan, rodean las entradas del emblemático Barrio Chino de la Ciudad de México, el