La barrera de coral en la costa atlántica frente a la desembocadura del río Amazonas sería seis veces mayor que previsto inicialmente, con extensión de hasta 56 mil