Investigadores federales confirmaron que los restos hallados a más de 4.500 metros de profundidad en el océano Atlántico pertenecen a la embarcación de carga El Faro, que se