El problema de inseguridad en México aún no representa una amenaza para la economía del país, que este año podría crecer 5.0 por ciento, aseguraron analistas de Barclays