Canadá exhibe por primera vez un esqueleto de ballena azul de 24 metros, junto con partes de su cuerpo, como un gran corazón