La celebración del año nuevo es remota en la historia de la humanidad. Cuatro mil años atrás, los Babilonios festejaban durante once días al inicio de la primavera.