Oskar Groning, el antiguo contable de Auschwitz, juzgado en Alemania por “complicidad en 300.000 homicidios agravados”, pidió “perdón a las víctimas” del campo de concentración, durante la apertura