Mientras que las autoridades de Atizapán de Zaragoza aseguran que han disminuido los índices de la delincuencia, los habitantes viven con miedo por los constantes asaltos que se