Treinta y cinco días lejos de Carlota y Fabio, mil trescientos días lejos de Dios. Treinta y cinco días lejos de cualquier tipo de responsabilidad concerniente al cuidado