El presidente de Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva, puso a su país en el centro de la atención internacional cuando ayudó a mediar un controvertido acuerdo de