Al atardecer encomendamos los pesares y preocupaciones de cada día, con el anhelo que a la víspera nos nutra de vitalidad y energía. Imagen captada en las calles