Europa Occidental ha sido blanco de ataques terroristas. Los ataques mortales del martes en el aeropuerto de Bruselas y el metro de la capital belga son los últimos