El clásico automóvil de James Bond, un Aston Martin DB5 de 1964, calificado el martes por los subastadores de vehículos RM Auctions como el “más famoso del mundo”,