Con una inversión de alrededor de 800 millones de dólares, el nuevo barco que construye Princess Cruises, que tendrá como base Shanghai, China, atenderá al creciente número de