El Senado de la República logró echar abajo el mito de los acuerdos en lo oscurito y las cuotas partidistas y definió con amplias votaciones a los nuevos