Subir a la estación del metro Arsenalnaya en Kiev, la capital de Ucrania, implica bajar por una casi interminable escalera mecánica que lo lleva 105.5 metros debajo de