En Afganistán, las armas de las largas décadas de guerra se ven casi por todas partes. Desde los calcinados restos de tanques soviéticos a rifles Kalashnikov colgados del