José Adolfo, quien durante una década trabajó de manera indocumentada en Estados Unidos y actualmente, gracias a un crédito otorgado a través del Fondo de Apoyo a Migrantes