Muchas veces toca nuestras fibras el pensar siquiera por un instante en la Muerte, pero siempre hemos de haber recurrido a su pensamiento, de menos, una vez en