En un periodo de siete meses, tan sólo este año, Anya Taylor-Joy interpretó a una adolescente británica entrometida en Emma, a una mutante rusa con poderes de teletransportación en