Con sólo 31 años de edad, víctima de un paro cardiaco, Antonio de Nigris dejó de existir, siendo un jugador mexicano que, sin tener un gran renombre, actuó