La agencia antidrogas estadounidense (DEA) reconoció que existe preocupación sobre el futuro político de México, en términos de cooperación antinarcóticos, pues el próximo Presidente podría no destinar la