El año 2009 fue el segundo más caluroso de la historia moderna y una prueba de que el calentamiento global persiste sin tregua, reveló ayer la NASA. Además,