El Papa emerito Benedicto XVI ha entregado ya el anillo del Pescador para que sea anulado, lo que significa que el proceso rumbo a la sucesión en el