Un misterio médico que se conoció hace cuatro años luego de varias muertes inexplicables en un hospital británico llegó a su fin el lunes, cuando un enfermero fue