Los países de América Latina están embarcados ‘en una carrera armamentista disparatada’ y tan sólo en el último año se gastaron 60 mil millones de dólares en armas,