Alejandro Encinas es el ejemplo de que cuando se impone alguien, cuando alguien llega sin querer serlo y además, se está fuera de la ley, todo puede ocurrir.