La firma italiana Amorino, dedicada a la elaboración de gelato artesanal abrió su primera franquicia en México con el objetivo de colocarse en el gusto de los mexicanos