Que sorpresa, aunque ya era algo esperado, sino que pena, muchos ya estaban recordándole a los políticos que ese dinero no era suyo, sino de los ciudadanos. ¿A