Si no hacen algo los gobiernos federal y capitalino para detener la carestía y alza de precios a los productos y servicios de la canasta básica, podría detonarse