En Suiza se perforó el túnel más largo del mundo con una profundidad de 57 kilómetros que unirá a Zurich y Milán, bajo los Alpes, en poco más