Allie Kurtz dejó su trabajo en la industria del cine para realizar su sueño de trabajar en el mar, y cuando consiguió un puesto sobre la cubierta de