Dos estudios llevados a cabo por la Organización Mundial de la Salud (OMS) han alertado del alto contenido en azúcar y la inadecuada de comercialización de productos alimenticios