Hay quienes sencillamente exageran en el modo en que usan el dinero de la gente, por ejemplo Alfonso Pérez Daza senillamente quizá y quería renunciar de alguna manera