Los Alférez y Naguares recorren las calles para encontrarse en el Camposanto de Santo Domingo donde realizan la representación de las batallas chiapacorceñas en honor al Santo Patrón