La intérprete de música regional mexicana Aída Cuevas, fue inmortalizada con la develación de una pintura de su rostro en el famoso bar de Garibaldi