El jefe del gobierno italiano Silvio Berlusconi, convaleciente en su residencia de Arcore cerca de Milán (norte), perdonó a su agresor y telefoneó al presidente Giorgio Napolitano después