A Washington le preocupa la regulación a los efectivos extranjeros que operan en México para agencias como la DEA, la CIA o el FBI, reforma que fue aprobada