Un nigeriano que dijo ser agente de al-Qaida trató de hacer estallar un avión de la aerolínea Northwest cuando estaba por aterrizar en Detroit, pero pasajeros que olieron