Las autoridades iraníes han detenidos a dos ciudadanos extranjeros, a los que calificaron de «dos falsos periodistas que trataban de recopilar información sobre una mujer condenada a muerte