En estados unidos, propiamente dicho, en San Francisco, los vientos de cambio están soplando y la llegada del demócrata Barack Obama permite el tener la esperanza de seguir