Desde el sillón, Martín Pineda observa con mirada perdida la pantalla frente a él. Su posición desguanzada le permite relajarse luego de una jornada laboral en la que