Las autoridades de Yemen, fortalecidas por el nuevo golpe asestado a Al Qaida, quieren probar que pueden actuar contra esta red antes de la conferencia de Londres, denunciada