Mediante un convenio de transferencia tecnológica con el Centro Antoine Lacassange, en Francia, instancias académicas y médicas proyectan la construcción de un acelerador de partículas en el país